Etiqueta: Feminismo

Más allá del envoltorio

Irati García López de Aguileta

Menudo año…

Si hace año y medio alguien nos hubiese dicho que en 2021 íbamos a estar así… nunca nos lo hubiéramos imaginado. Al añadido de los exámenes, las amigas, los ligues y la familia, se le suma un confinamiento y medidas de distanciamiento social… ¡Como si no tuviéramos bastante ya!

Durante este tiempo han cambiado muchas cosas, muchas habéis tenido que convertir vuestras habitaciones un aula y conseguir la fortaleza para hacer frente por vosotras mismas a esos exámenes que tanto temíais. Otras, habéis tenido que posponer muchos de los planes que llevabais meses preparando. Para todas, el confinamiento ha supuesto distanciarse de la familia y las amistades y tener que verlas a través de una pantalla. Está guay comunicarse a través de redes sociales, pero no todo el rato. En mitad de toda esta situación, las rutinas han cambiado y es normal que hayamos adquirido nuevas costumbres.

Photo by Christian Wiediger (Unsplash)

Muchas han cambiado sus hábitos de alimentación, otras han comenzado a hacer nuevos deportes, aprovechando para animarse con el subidón de endorfinas. Algunas han dormido más que en un año entero y otras han tenido problemas para descansar…

Durante los primeros meses, hemos aprovechado para ver todas esas series y películas que teníamos pendientes, para iniciar nuevas aficiones… pero pasado un tiempo al final cansa. A veces, las redes sociales han sido la mejor manera de desconectar de casa y de conectar con el resto, pero también el foco de muchas inseguridades.

Es difícil compararse con una persona que monetiza su imagen y no sentir que salimos “perdiendo”, y más si es una imagen retocada. Aunque esa imagen es solo eso, una imagen. Pero…en un momento en el que estoy aislada de mis amigas, que solo veo fotos del confinamiento con filtros… ¿se me está yendo la olla si me veo mucho mas fea que antes?

 

ES NORMAL

Ante esta situación, es normal que pensemos en cuidarnos y que eso implique… ponernos a dieta, comenzar a hacer cierto deporte para “quemar” o comprar ciertos productos. Las imágenes que solemos consumir siempre son perfectas, pero son un instante que no refleja la realidad. Además, somos mucho más que un físico, ¿acaso sólo importa eso? Cada día vivimos con nosotras mismas un montón de cortocircuitos, complejos, bajones y emociones y a veces olvidamos esa parte tan importante que es cómo nos vemos y nos tratamos a nosotras mismas. Por eso, te traemos…

Photo by Lutchenca Medeiros (Unsplash)

 

Tips para cuidarte:

  • Aprende a escucharte y reconectar contigo. Para eso, te recomendamos que realices alguna actividad que implique reconectar con el presente. Si estás a tope y no puedes, te recomendamos la app Lojong, que incluye un montón de dinámicas de meditación y mindfulness. Nuestra recomendación: el programa Camino.
  • Marca tus propios límites e identifica aquellas personas que suman y aquellas que restan. ¡No queremos gente que nos haga sentirnos pequeñitas o que no nos acepta como somos! Eres suficiente tal y como eres.
  • Señala la cosificación. ¡Nuestro cuerpo no necesita tu aprobación! Si vemos a chicos hablando de otras chicas como si fuesen objetos, ¡responderemos todas a una!
  • Hay veces en los que la bajona nos cuesta un mundo y siempre nos viene bien recordarnos que, a pesar de todo, a menudo hacemos las cosas bien. Te animamos a pensar cada noche antes de ir a dormir en tres cosas que has hecho de las que te sientes orgullosa. ¿A veces se te olvida o te da pereza? La app MoodSpace te da la posibilidad de esto y mucho más, puedes registrar estas ideas en nubes para revisarlas en otro momento y te da la posibilidad de analizar tus pensamientos negativos y cómo te han hecho sentir.
  • Revisa tu feed. Lo que ves en RRSS tiene un efecto directo en tu percepción corporal… ¡y puede que en tu estado de ánimo! Asegúrate de que los contenidos que consumes no reproducen ideales de belleza inalcanzables y que valoran las diversidades.

10/09/21

ORGASMO(S) DE LAS MUJERES. 8 de Agosto, Día Internacional del Orgasmo Femenino.

Andrea Bosch Alfaro

Tecleo en el ordenador contenta y maravillada. Estoy sentada al lado de la ventanilla de un avión y si miro a través del cristal, me encuentro con una gran capa de algodón bajo mis pies. El cielo es solo azul y el sol deslumbra tanto que me duelen los ojos si mantengo la mirada demasiado tiempo. Más abajo, mucho más abajo, hay montañas y diminutas casas. Inevitablemente pienso que desde alguna de ellas leeréis este texto y ojalá os guste, de corazón.

Hoy, 8 de agosto es el Día Internacional del Orgasmo femenino, y pienso en el tema que concierne a este cuerpo, a estos pensamientos: el orgasmo femenino.

“No es demasiado distinto coger un avión a masturbarme”, me digo a mí misma recordando el episodio íntimo que viví ayer, masturbándome sola en mi habitación. La excitación previa a montarte en el avión, cuando sales de casa con el equipaje en mano, es similar a ir a caminando a casa con paso decidido, pensando en que vas a tumbarte en la cama, vas a echar el pestillo de la puerta y vas a volar alto.

Emakume baten eskua liburu baten tartetik ageri da, bulba irudikatu dezakegu buruan.

Mi primera vez conmigo misma

La primera vez que me masturbé a conciencia tenía 13 años. Recuerdo despedirme de mi familia, entrar en mi habitación, apagar la luz y enredarme entre las sábanas. Fue bonito, pero me sentía culpable y no sabía a dónde iba a llegar. Me centré en mi vulva, algún dedo por la vagina y cuando se me paró la respiración del placer que estaba sintiendo, paré. Me asusté y no seguí.

No seguí hasta un año después, que empecé a hablar con mis amigas y a compartir experiencias con mi círculo de confianza.

Hablar de la sexualidad con mis amigas, hablo desde mi experiencia única que no tiene por qué ser igual ni distinta, fue salvarme de vivir mi cuerpo con culpa y vergüenza. Fue tierno, y sobre todo, fue divertido compartir todas las dudas que teníamos entre nosotras.

Cuando yo recibí mi primera clase de educación sexual en el instituto, tenía 15 años y tuvimos que responder de forma anónima si nos masturbábamos. El resultado: de 10 hombres 10 se masturbaban, de 10 mujeres solo 2. Que cada quién saque sus conclusiones, yo nunca sabré si eso era cierto o no. Nosotras vivíamos la sexualidad en público con más vergüenza.

 

Recorrido sexual

Si estudiamos la historia de la sexología podemos poner mil y un ejemplos para entender por qué la sexualidad de las mujeres ha sido y sigue siendo tan invisibilizada, pero con un solo un ejemplo basta para entenderlo: en la Antigua Grecia la homosexualidad estaba bien vista, tanto, que, aunque los hombres tuvieran sus esposas para continuar con su linaje a través de sus hijas e hijos, las relaciones que mejor eran consideradas eran las homosexuales. Pero no todas las relaciones homosexuales: únicamente las de hombres. La sexualidad de las mujeres ni existía y si había alguna que estaba aceptada, era la de las prostitutas, que satisfacían los deseos, cómo no, de los hombres.

A día de hoy todavía, cuando hablo con los hombres sobre sexualidad, la mayoría tiende a hipersexualizar la conversación, mientras que con las mujeres siento que hay pudor, pero también cada vez hay menos barreras. Conclusión: sigue siendo complejo hablar de la sexualidad y seguirá siéndolo si no luchamos por una educación sexual integral y transversal en la educación.

En mi experiencia sexual me he encontrado con personas que han mantenido relaciones sexuales con el único fin de llegar al orgasmo, como si hubiésemos integrado y aprobado lo que se esperaba que hiciéramos.

También he tenido otras experiencias que buscaban satisfacer deseos sexuales no tan centrados en el orgasmo, pero sí solo en los genitales.

Hay quien ha recorrido todas las partes de mi cuerpo de caricias y si ha habido orgasmo o no, no ha sido premeditado. A mi cuerpo, le sienta bien no buscar el orgasmo como fin u objetivo del encuentro sexual, pero sí disfruto de tenerlo(s), por placer y por justicia. ¿Por qué?

Porque la sexualidad de las mujeres y el orgasmo es liberación y es orgullo.

Argi ezberdinekin 'Orgasm' hitza irakurtzen da.

En resumen:

  • El orgasmo no tiene por qué ser el único fin del encuentro sexual.
  • En la mayoría de los casos de mi experiencia sexual cuando el hombre eyaculaba se terminaba el encuentro sexual. Ahora por suerte no es así, tenemos más consciencia sobre el feminismo, la igualdad, el respeto y la comunicación en los encuentros sexuales.
  • Aunque no sea lo más importante, reivindico orgasmar por derecho, bastante invisibilizados han estado nuestros gritos de placer.

 

Cada quién va encontrando y entendiendo cuáles son sus gustos y preferencias sexuales. Lo bello es la diversidad y lo distinto que son los cuerpos y somos cada una.

Por todo esto y más, ¡arriba los orgasmos y arriba los encuentros sexuales placenteros y respetuosos!

Sin límites, sin seguir patrones y escuchando lo que el cuerpo nos pide en cada momento.

Gora gu! Gora emakumeon orgasmoak!

ENLACES DE INTERÉS RELACIONADOS CON EL TEMA:

Libros:

Vídeo:

Juguetes eróticos:

Temazos:


28/07/21

QUERER BIEN

“Yo lo que te digo es que te tienen que querer bien, ni mucho ni poco”, me dijo mi madre cuando empecé con esto de los enamoramientos. 

A mí me gustaba mucho soñar con alguien de mi clase o del otro equipo que entrenaba los viernes en la misma cancha. Me gustaba pasarme las horas pensando en esa persona tan especial, que conseguía que me levantara con una sonrisa cada mañana. Me gustaba hablar sobre esos nervios que tenía cada vez que alguien me gustaba. También es verdad que me enamoraba locamente cada dos semanas, en cuanto veía que no tenían interés por mí, cambiaba de persona.

Pero es que, colega, lo pasaba mal. Ahí fue cuando mi madre empezó a mosquearse, porque el amor romántico está muy ligado a romantizar el dolor, y eso no puede ser.

Mis pensamientos se quedaban divagando. Todos mis esfuerzos iban a parar a esas relaciones que tenía, pensando que tal vez yo era la responsable de cambiar las cosas malas que nos pasaban, que podía conseguir que alguien fuera feliz a mi lado. Que mis colegas podían pasar un día más sin verme. Que mis estudios no eran tan importantes.

Anteponía las relaciones sobre todo lo demás. Se me iba de las manos el asunto.

Digo eso porque mis aprobados y suspensos, mis cagadas y aciertos laborales han estado muy ligadas a mis enamoramientos. 

Y eso no podía seguir así. Como muy bien me dijo mi madre, tenemos que querer(nos) bien, tanto a las demás personas como a nosotras mismas, nosotros mismos. 

Poco a poco he aprendido qué es tener una relación sana, sin tratar de cambiar nada, todo es fácil cuando las personas se saben querer bien. Esto vale para todas las relaciones afectivas;  la familia, amistades, los animales con los que convivimos…

Aprendamos a diferenciar el querer bien del amor romántico tóxico. Actitud Beldur Barik 2020.

Sobre todo he aprendido a cuidarme a mí misma. No hay nada por encima de mí.

Ahora sé que mis colegas son el refugio de mi jardín, un jardín que debo regar y cuidar para que las flores sigan creciendo igual de fuertes. 

No volveré a dar por hecho que mi gente puede aguantar todo, no. 

Voy a seguir ENAMORÁNDOME, pero lo voy a hacer bien. Voy a diferenciar ese amor romántico que nos han estado enseñando en las películas, para hacerlo desde una forma consciente, cuidándome y cuidando a mis parejas y compis de viaje. 

Por lo tanto peña, hay que sacarse ese amor romántico de la cabeza, ese ‘amor’ tóxico que nos enseña a amar a esa persona especial por encima de nuestro propio ser. 

EMPECEMOS A QUERER(NOS) BIEN DE UNA VEZ!

Eskerrik asko ama.

 

LECTURAS DE INTERÉS:

Reflexiones feministas sobre el amor romántico.

Lo romántico es político. Pikara Magazine.

Amor compañerx, aprender a desafiar lo impuesto.


13/07/20

“LA REGLA ME DUELE LO NORMAL”

Dolor, incomodidad, dolor, olor, dolor, dolor, malestar, incomodidad, dolor, “buffff”, dolor…

Estas son las primeras palabras que les han venido a la cabeza a una veintena de chicas menores de 30 años al pensar en la menstruación. Bueno, se han colado algún “ciclo” y alguna “luna” (parece que hay esperanza).

Curioso que un hecho físico que vivimos las mujeres y otros cuerpos menstruantes aproximadamente una vez al mes nos duela y nos moleste tanto y estemos tan tranquis, ¿no?

Ey, que una vez al mes son muuuuchas veces a lo largo de nuestra vida… (unas 450 ni más ni menos).

¿Cómo es que no estamos moviendo cielo y tierra para buscar una solución a esto?

Bah, nos metemos ibuprofenos y tampoco hablamos muy alto, no vaya a ser que seamos demasiado quejicas. No está la cosa como para mostrarnos vulnerables… Es lo que nos ha tocado y ya está. Podemos con todo. Show must go on.

Además, de esto no se habla. Al menos no con mucha naturalidad. Cuatro anuncios de tampones y compresas, lejos de partir de experiencias reales, nos venden un mundo de nubes y líquido azul y nos dan esperanzas de que podemos conseguir que no huela y casi ni se note. Vamos, que casi ni exista.

Y así, nos pasamos la vida intentando que no se vea mucho la compresa que sacamos del bolso para ir al baño, tenemos mucho cuidado para no manchar el pantalón y mejor nos quedamos en casa ese día que estamos un poco “modo bichobola”, no vayamos a ser todo el bajón en la cuadrilla. Y, por supuesto, seguimos riendo la bromita al colega cuando dice: “tío, parece que tienes la regla”. Eso son cosas de tías.

Pues más bien son cosas del patriarcado. No es muy original pero es experto en invisibilizar y negativizar lo relacionado con los cuerpos de las mujeres y hacernos creer que es cosa nuestra si lo vivimos mal.

Pues… ¿sabéis una cosa?

NO, NO ES NORMAL QUE NOS DUELA Y NOS MOLESTE TANTO

NO ES NORMAL QUE SEPAMOS TAN POCO SOBRE NUESTROS PROPIOS CUERPOS

NO ES NORMAL QUE HAGAMOS COMO SI LA MENSTRUACIÓN NO EXISTIERA

¿Qué os parece si intentamos darle una vuelta a esto? Juntas, juntos, claro. Aquí os dejamos tres claves:

1. NO ES UNA REGLA, ES UN CICLO.

Como ya decían algunas, la menstruación, como la luna, también tiene que ver con los “ciclos”. No sólo sangramos una vez cada x días (pssssss ¡no siempre son 28 días!) sino que pasamos por diferentes fases: menstruación, preovulación, ovulación y premenstruación.

Para saber un poco más:

La Regla, la píldora y otras cosas que no nos han contado. Psico Woman con Enriqueta Barranco.

Espacio de desaprendizaje. Iratxe Gil. Psicóloga, sexóloga y educadora menstrual.

Menstruar consciente. ¿Qué aporta conocerse? Pikara Magazine.

Las reglas sagradas. Psico Woman | VERNE

Para profundizar:

Documental Monthlies Diana Fabianova, 2016 (para adolescentes)

Documental “La luna en ti”, Diana Fabianova (2010)

Erika Irusta, pedagoga menstrual:

2. ¿CONOCES LA COPA?

La copa menstrual o vaginal es una opción más sana, más ecológica y más barata que las compresas y los tampones. Además, es una herramienta para estar más en contacto con nuestro cuerpo: ver, oler, tocar.

Para saber un poco más: La copa menstrual | Psico Woman.

3. INFORMACIÓN PARA ELEGIR. ELEGIR PARA EMPODERARNOS!!!

Hablemos de la menstruación, compartamos experiencias e información.

Mi regla, en contacto con nuestro cuerpo.


23/07/20

28 DE JUNIO

Vivencias y orgullo de una mujer joven feminista

Tengo 16 años y le cuento a Maialen, mi mejor amiga, que últimamente siento cómo Oihane, que se sienta en clase de Historia un poco más adelante, me pone nerviosa. Pero nerviosa, en plan…que me mola. Que le miro y me parece guapísima y todo lo que dice es súper interesante y es una tía muy inteligente, pero, “qué nervios, que es una tía… y ¿qué significa esto?, ¿me mola ella o me molan las mujeres?” le pregunto a mi colega, que me mira preguntándome “y eso: ¿qué más da?”. Qué razón tenía Maialen, pero yo tardé un poco más en llegar a esa reflexión.

Pasan los años y sigo con mi orientación sexual muy clara, tengo un novio con el que llevo dos años de relación y ninguna mujer me ha atraído como lo hacía Oihane…hasta que vuelvo a verla en el autobús de la universidad y me reafirmo en la idea de que me gusta mucho. “¿Qué está pasando aquí?”

De Donosti, llego a Bilbo… Conozco a mujeres feministas, a mujeres lesbianas, a personas con identidades no binarias y ante mí se abren infinitas posibilidades que no me había planteado. Porque claro, que yo supiera, en mi instituto, casi todas las personas eran heterosexuales… 

Es en Bilbo cuando me doy cuenta de que hay más formas de ser, sentir y vivir la sexualidad y me abro a las nuevas oportunidades. A la primera velada poética de lesbianas a la que me apunto, una me invita a una cerveza con una mirada y tono más que sugerentes, y a mí me tiemblan las piernas. Yo no le contesto. No sé qué decirle. A día de hoy, ese es uno de los momentos más dulces que recuerdo sobre mi inicio en el colectivo LGBTIQ+.

Hoy, 28 de junio de 2020, voy a la manifestación en Bilbo del Orgullo. Llevo 5 años manteniendo relaciones sexo-afectivas con mujeres y son 4 los que vivo este día de hoy con infinito orgullo

Pero hoy vuelvo a estar perdida. Hasta ahora he tenido mi identidad clara. Yo era muy lesbiana, toda bollera, os lo juro, y no me imaginaba teniendo relaciones con hombres. Pues mira si la vida es así de sencilla que me he enamorado de un hombre… así que, vuelvo a salir del armario y vuelvo a sentir algún que otro conflicto por esto, pero, soy ¡TAN FELIZ!. Feliz por sentirme en libertad, por permitirme enamorarme de cualquier persona sea del sexo-género que sea. 

Hoy me voy a la manifestación sintiéndome libre, viva y en libertad, con un círculo de colegas que me dan amor para todo el año. Heterolesbianabisexualpansexual… no se lo que soy… Y A QUIÉN LE IMPORTA (lo que yo haga, laralalala…).

¡FELIZ DÍA DEL ORGULLO!

Referencias interesantes sobre LGTBIQ+

Canción: Izan zu zeu. La Basu.

Vídeo de referencia: ¿Qué es la bisexualidad? ¿pan-bi…? Reflexiones sobre Bifobia y + por Psico Woman y Elisa Coll.

Libro: ¿Por qué ser feliz cuando puedo ser normal? Escrito por Jeanette Winterson.

Película: CAROL, dirigida por Todd Haynes.

Obra de Teatro: Elisa y Marcela.

Persona envuelta en la bandera LGTBIQ


30/06/20

ACTITUD BELDUR BARIK ANTES, DURANTE Y DESPUÉS DEL CONFINAMIENTO

La actitud Beldur Barik es la actitud de comprometerse a denunciar los casos de cultura y violencia sexista. Algunas personas tienen esa fuerza para decir no, y otras tienen otras herramientas para combatir la violencia. Porque todas y todos buscamos el respeto, la libertad, la autonomía, la corresponsabilidad y por qué no, denunciar la violencia en colectividad. Porque queremos vivir en una sociedad más justa e igualitaria.

La violencia no es sólo una agresión física o sexual. Los tocamientos y besos no autorizados, la intimidación, los comentarios, los insultos y los gestos también lo son.

En Beldur Barik tratamos temas como los cuerpos, las sexualidades, el ligoteo sano, las fiestas, la autodefensa, el amor, la diversidad, etc. Además, trabajamos conjuntamente para identificar las violencias más invisibles y comprender dónde se produce el machismo.

Además de prevenir la violencia contra las mujeres en todas sus  manifestaciones, especialmente, la que sufren las mujeres jóvenes, dotándolas a ellas de herramientas y recursos para que puedan conocer y reconocer la violencia sexista, trabajamos con ellos la prevención de comportamientos sexistas y les animamos a tomar un papel activo de denuncia frente a las agresiones.

A pesar de estar en confinamiento en nuestras casas, hemos seguido trabajando más que nunca con este programa de prevención de la violencia. El machismo no ocupará más espacio en esta situación. Y por ello, en un año de tantos cambios y novedades, hemos sentido la necesidad de acompañar este programa con tres lemas:

  • Yo, en soledad y en grupo, Actitud Beldur Barik
  • Yo, de día y de noche, Actitud Beldur Barik 
  • Yo, en la calle y en casa, Actitud Beldur Barik 

Atendiendo al primer lema, algunas personas están viviendo el confinamiento solas y otras conviviendo con otras personas. En una situación u otra, ¡mantén la Actitud Beldur Barik!

Con el segundo lema, el día y la noche se han empañado en el confinamiento, pero sabemos que la violencia puede estar presente las 24 horas y que no bajaremos la guardia. Somos conscientes de que la violencia sexista ha sido violenta durante el confinamiento y de que muchas mujeres han sufrido violencia también en esta situación. Por eso, ¡mantén la Actitud Beldur Barik más que nunca!

Y por último, sabemos que la violencia puede estar presente en todos los focos y tenemos que seguir con la Actitud Beldur Barik tanto dentro como fuera de los muros de casa.

En esta situación excepcional de pandemia, por supuesto, debemos fijarnos en las nuevas formas de violencia. Las redes sociales, webinares y nuevas aplicaciones se han convertido en nuestro día a día. También debemos detectar y luchar contra la violencia online y offline. Es importante que la juventud identifiquemos y denunciemos los cibermachismos.

Hoy os ofrecemos una propuesta: ver y escuchar esta entrevista de Eztizen Agirresarobe. En 2014 participó en el concurso Beldur Barik con Las Panteras rojas. También contaron con la ayuda de La Furia.

 


Eztizen Agirresarobe ha elegido el suyo; «¡Yo, en soledad y en grupo, Actitud Beldur Barik!».

¿Con qué lema te quedas tú?

Aukera Lemak


02/06/20