Etiqueta: Amor romántico

QUERER BIEN

“Yo lo que te digo es que te tienen que querer bien, ni mucho ni poco”, me dijo mi madre cuando empecé con esto de los enamoramientos. 

A mí me gustaba mucho soñar con alguien de mi clase o del otro equipo que entrenaba los viernes en la misma cancha. Me gustaba pasarme las horas pensando en esa persona tan especial, que conseguía que me levantara con una sonrisa cada mañana. Me gustaba hablar sobre esos nervios que tenía cada vez que alguien me gustaba. También es verdad que me enamoraba locamente cada dos semanas, en cuanto veía que no tenían interés por mí, cambiaba de persona.

Pero es que, colega, lo pasaba mal. Ahí fue cuando mi madre empezó a mosquearse, porque el amor romántico está muy ligado a romantizar el dolor, y eso no puede ser.

Mis pensamientos se quedaban divagando. Todos mis esfuerzos iban a parar a esas relaciones que tenía, pensando que tal vez yo era la responsable de cambiar las cosas malas que nos pasaban, que podía conseguir que alguien fuera feliz a mi lado. Que mis colegas podían pasar un día más sin verme. Que mis estudios no eran tan importantes.

Anteponía las relaciones sobre todo lo demás. Se me iba de las manos el asunto.

Digo eso porque mis aprobados y suspensos, mis cagadas y aciertos laborales han estado muy ligadas a mis enamoramientos. 

Y eso no podía seguir así. Como muy bien me dijo mi madre, tenemos que querer(nos) bien, tanto a las demás personas como a nosotras mismas, nosotros mismos. 

Poco a poco he aprendido qué es tener una relación sana, sin tratar de cambiar nada, todo es fácil cuando las personas se saben querer bien. Esto vale para todas las relaciones afectivas;  la familia, amistades, los animales con los que convivimos…

Aprendamos a diferenciar el querer bien del amor romántico tóxico. Actitud Beldur Barik 2020.

Sobre todo he aprendido a cuidarme a mí misma. No hay nada por encima de mí.

Ahora sé que mis colegas son el refugio de mi jardín, un jardín que debo regar y cuidar para que las flores sigan creciendo igual de fuertes. 

No volveré a dar por hecho que mi gente puede aguantar todo, no. 

Voy a seguir ENAMORÁNDOME, pero lo voy a hacer bien. Voy a diferenciar ese amor romántico que nos han estado enseñando en las películas, para hacerlo desde una forma consciente, cuidándome y cuidando a mis parejas y compis de viaje. 

Por lo tanto peña, hay que sacarse ese amor romántico de la cabeza, ese ‘amor’ tóxico que nos enseña a amar a esa persona especial por encima de nuestro propio ser. 

EMPECEMOS A QUERER(NOS) BIEN DE UNA VEZ!

Eskerrik asko ama.

 

LECTURAS DE INTERÉS:

Reflexiones feministas sobre el amor romántico.

Lo romántico es político. Pikara Magazine.

Amor compañerx, aprender a desafiar lo impuesto.


13/07/20