Categoría: Belleza

Juntas, en pie de lucha frente al sistema

Artículo redactado por Afroféminas.

¿Sería mucho más fácil la vida para mí, si mi piel fuera blanca y mi cabello liso? Esta es una de las tantas preguntas que las mujeres negras nos hacemos cuando nos enfrentamos constantemente al racismo, cuando entramos a lugares donde con la mirada, nos hacen saber que no somos bienvenidas, cuando buscamos trabajo.

Entonces nos dicen: “te ofrecemos el trabajo de cocinera, aunque seas secretaria”, “te contratamos si alisas tu cabello”, y en últimas escuchamos aquella frase tramposa: “Contratada, porque eres una negra hermosa, con facciones muy finas. Es que no pareces negra”. Y ahí es cuando me pregunto, ¿qué es ser negra y no parecerlo? y entonces caemos en ese sistema donde lo bello no se asocia sino con lo blanco, donde el racismo es permanente, donde nuestra belleza no es más que lo exótico y donde, sobre todo, predomina el deseo de cambiar todo nuestro cuerpo, de moldearnos a su imagen y semejanza, desde que somos niñas hasta que envejecemos.

Cuando somos niñas nos enseñan que nuestro cabello es desarreglado, que nuestros labios deberían ser más finos y nuestras narices más perfiladas, que nuestra piel es demasiado oscura o nuestras caderas demasiado anchas. Con el tiempo aprendemos que nuestra piel no es color piel, y que, si queremos recibir un mejor trato, conviene que nos alisemos el pelo.

Una madre afrodescendiente peina el cabello a su hija.

También asimilamos que para muches es aceptable que una empresa británica, decida vender sus muñecas blancas 10 euros más caras que aquellas que se parecen a nosotras, así como también lo es, que, en el fallido intento por combatir el racismo, el correo de España elija que las estampillas más económicas sean las que se asemejan a nuestras pieles y las más costosas, sean las más claras.

Acabamos aprendiendo que sólo no somos lo suficiente guapas, atractivas y bellas como nuestras compañeras blancas, sino que el mundo que habitamos nos muestra de muchísimas formas, que no sólo es una cuestión de belleza sino de valía. Nuestras características, nuestros rasgos y en distintos sentidos, aquello que determina nuestra identidad como mujeres negras, aparece como lo desagradable, pero también como lo inferior, como lo carente de valor. Y así es cómo nuestras historias se trazan desde ese lado, desde la posibilidad de reconocernos bellas y valiosas sólo en lo exótico y en lo extraño, porque parece que ser bellas, valiosas y a la vez ser negras se tratara de una absoluta contradicción.

Por eso la importancia de reconocernos, de sentirnos orgullosas de nuestros orígenes y nuestras raíces. Abrazar quienes somos es darle vuelta a todo, dar vuelta a los comentarios y a las propagandas racistas y machistas, que por años intentaron que odiemos quienes somos.

Reconocernos es aceptarnos, es entender que ni la escasa representación de nosotras, ni las burlas continuas a nuestro cabello, nuestra piel, nuestra nariz, nuestra boca y nuestros cuerpos, son frontera para restringir la fuerza y la valentía que llevamos dentro.

Reconocernos es reencontrarnos, es negarnos a los procedimientos que buscan cambiar nuestros rasgos y no hacernos sentir honradas de dónde venimos. Es volver a amigarnos con nosotras, es amarnos tal y cómo somos sin aspirar a pertenecer a ese sistema donde lo bello, sólo puede ser lo blanco.

Reconocernos es resistir, es estar en pie de lucha y es entender que, aunque no haya historias y cuentos con princesas y protagonistas similares a nosotras, nosotras somos nuestras propias referentas y nuestras madres y abuelas, nuestras propias heroínas.

 

Algunas referencias interesantes:


10/09/21

Más allá del envoltorio

Irati García López de Aguileta

Menudo año…

Si hace año y medio alguien nos hubiese dicho que en 2021 íbamos a estar así… nunca nos lo hubiéramos imaginado. Al añadido de los exámenes, las amigas, los ligues y la familia, se le suma un confinamiento y medidas de distanciamiento social… ¡Como si no tuviéramos bastante ya!

Durante este tiempo han cambiado muchas cosas, muchas habéis tenido que convertir vuestras habitaciones un aula y conseguir la fortaleza para hacer frente por vosotras mismas a esos exámenes que tanto temíais. Otras, habéis tenido que posponer muchos de los planes que llevabais meses preparando. Para todas, el confinamiento ha supuesto distanciarse de la familia y las amistades y tener que verlas a través de una pantalla. Está guay comunicarse a través de redes sociales, pero no todo el rato. En mitad de toda esta situación, las rutinas han cambiado y es normal que hayamos adquirido nuevas costumbres.

Photo by Christian Wiediger (Unsplash)

Muchas han cambiado sus hábitos de alimentación, otras han comenzado a hacer nuevos deportes, aprovechando para animarse con el subidón de endorfinas. Algunas han dormido más que en un año entero y otras han tenido problemas para descansar…

Durante los primeros meses, hemos aprovechado para ver todas esas series y películas que teníamos pendientes, para iniciar nuevas aficiones… pero pasado un tiempo al final cansa. A veces, las redes sociales han sido la mejor manera de desconectar de casa y de conectar con el resto, pero también el foco de muchas inseguridades.

Es difícil compararse con una persona que monetiza su imagen y no sentir que salimos “perdiendo”, y más si es una imagen retocada. Aunque esa imagen es solo eso, una imagen. Pero…en un momento en el que estoy aislada de mis amigas, que solo veo fotos del confinamiento con filtros… ¿se me está yendo la olla si me veo mucho mas fea que antes?

 

ES NORMAL

Ante esta situación, es normal que pensemos en cuidarnos y que eso implique… ponernos a dieta, comenzar a hacer cierto deporte para “quemar” o comprar ciertos productos. Las imágenes que solemos consumir siempre son perfectas, pero son un instante que no refleja la realidad. Además, somos mucho más que un físico, ¿acaso sólo importa eso? Cada día vivimos con nosotras mismas un montón de cortocircuitos, complejos, bajones y emociones y a veces olvidamos esa parte tan importante que es cómo nos vemos y nos tratamos a nosotras mismas. Por eso, te traemos…

Photo by Lutchenca Medeiros (Unsplash)

 

Tips para cuidarte:

  • Aprende a escucharte y reconectar contigo. Para eso, te recomendamos que realices alguna actividad que implique reconectar con el presente. Si estás a tope y no puedes, te recomendamos la app Lojong, que incluye un montón de dinámicas de meditación y mindfulness. Nuestra recomendación: el programa Camino.
  • Marca tus propios límites e identifica aquellas personas que suman y aquellas que restan. ¡No queremos gente que nos haga sentirnos pequeñitas o que no nos acepta como somos! Eres suficiente tal y como eres.
  • Señala la cosificación. ¡Nuestro cuerpo no necesita tu aprobación! Si vemos a chicos hablando de otras chicas como si fuesen objetos, ¡responderemos todas a una!
  • Hay veces en los que la bajona nos cuesta un mundo y siempre nos viene bien recordarnos que, a pesar de todo, a menudo hacemos las cosas bien. Te animamos a pensar cada noche antes de ir a dormir en tres cosas que has hecho de las que te sientes orgullosa. ¿A veces se te olvida o te da pereza? La app MoodSpace te da la posibilidad de esto y mucho más, puedes registrar estas ideas en nubes para revisarlas en otro momento y te da la posibilidad de analizar tus pensamientos negativos y cómo te han hecho sentir.
  • Revisa tu feed. Lo que ves en RRSS tiene un efecto directo en tu percepción corporal… ¡y puede que en tu estado de ánimo! Asegúrate de que los contenidos que consumes no reproducen ideales de belleza inalcanzables y que valoran las diversidades.

10/09/21

Haurdunaldiak ez gaitu geldtuko!

12/11/19

Berdintasuna da hitza.

Jon Azkunaga
Maider Cambero
Olatz Pérez
Aimar Hidalgo
Kenia López
Lexuri Luque
Unai Martínez
Endika Martínez
Ainara Varela
Iker Zearra
Arkaitz Núñez

2. kategoria / 2ª categoría

Neska baten eguna, goizetik gauera arte, jasan behar duena (dena abestien hitzak hartuta) eta beste aldetik eta garrantzitsuena egoera hauei ematen zaien erantzuna. Erantzuteko ere abestien hitzak erabiltzen dira. konponbidea: berdintasuna.


13/11/19

Nik Ere Badut

13/11/19

Gaur, egun.

Eneritz Arozena
Iker Atxaga
Markel Aspiazu
Alaitz Carrera
Oihan Etxeberria
Maialen Kortajarena
Catalin Milea
Aitzol Otegi
Ane Pagola
Adrian Tacon
Arixen unanue
Naroa Urbizu
Ibai Vela
Lander Velez
Naia Vilches
Esther Ovalles

2. kategoria / 2ª categoría

Gure gizartean neskek eta mutilek trataera ezberdina izaten dute hainbat ekintza arrunti dagokionez. Ondorioz, jokabide zehatz batzuk espero dira bai batzuengandik bai besteengandik. Beti ere neskei gehiago eskatzen zaie, presio gehiago jartzen da haien bizkar gainean. Bideo honetan, halako bereizketarekin amaitu behar dela aldarrikatu nahi da.


14/11/19

Posicionate

19/11/19

El espejo/ Ispilua

13/11/19

Victims

Anne Novoa Piñeiro
Iraia Benito Benedi
Gabriela Santamaría López
Katherine Noemi Soto Gonzalez
Sarai Rodriguez

3. kategoria / 3ª categoría

Hemos realizado una crítica en contra del patriarcado de una manera un tanto artística. Hemos querido romper con los roles y los estereotipos que se nos imponen por nacer siendo mujeres y también hemos querido mostrar la diversidad de cuerpos que existe y normalizarlos.


12/11/19
  • 1
  • 2
  • 4